Home / Astrología China / El Calendario Chino

Hemos visto que existe un ciclo denario o de diez partes llamado de los Troncos Celestes y que parece ser el motivo por el cual las semanas en la antigua civilización china tenían como duración diez días.
Como muy pronto veremos, el ciclo denario es también el encargado de asignar el elemento que le corresponde a cada año.
Por otra parte, contamos con un ciclo duodenario o de doce meses que se denomina ciclo de las Ramas Terrestres y que se corresponde con los doce animales del Zodiaco chino. Existe una relación directa entre los doce animales y los doce meses del año, ya que ambos coinciden con las lunaciones. También y como es de sobra conocido, a cada año se le asigna el nombre de uno de los Doce Animales Sagrados.
Para comprender el calendario chino es imprescindible entender la integración conjunta de las Doce Ramas y los Diez Troncos. Si a cada elemento de las Doce Ramas se le asigna un Animal Sagrado y uno de los Troncos, obtendremos un ciclo más amplio formado por unidades como el Mono de Madera o la Cabra de Fuego… de manera que las combinaciones que se producen llegan a repetirse, una vez se llega al inicio, para lo que habrá que esperar a que pasen las cincuenta y nueve combinaciones restantes.
A continuación, se muestran los doce primeros elementos de este gran ciclo señalando las partes que corresponden a las Ramas Terrestres y a los Troncos Celestes:

Ramas terrestres Tronco celeste Polaridad
Rata Madera Yang
Buey Madera Yin
Tigre Fuego Yang
Gato Fuego Yin
Dragón Tierra Yang
Serpiente Tierra Yin
Caballo Metal Yang
Cabra Metal Yin
Mono Agua Yang
Gallo Agua Yin
Perro Madera Yang
Cerdo Madera Yin
Rata Fuego Yang
Buey Fuego Yin

…Y así hasta que se vuelva a repetir la primera combinación.
Este gran ciclo de sesenta elementos se conoce bajo el nombre de Ciclo Sexagesimal o Ciclo de Saros. Su origen parece ser que data del año 2697 a. de C., ya que, por ejemplo, el año 2005, según el calendario ancestral chino, se corresponde con el 80.° Ciclo Sexagesimal, y más concretamente con el año del Gallo de Madera.
Así pues, el calendario chino, a diferencia del calendario gregoriano, cuenta con «siglos» de sesenta años, años de doce lunaciones y algunos (cada dos o tres años) de trece.Así como sus «semanas» son de diez días. Esta forma de medir el tiempo perduró de forma oficial hasta el siglo Xll de nuestra era, un computó relativamente reciente si consideramos la antigüedad de su origen.

Artículos relacionados


 
 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *