Home / Astrología China / Elemento Tierra

Siempre representada por las raíces profundas que buscan ante todo asegurar el máximo alimento, la nutrición y la protección. Inevitablemente, la Tierra se encuentra íntimamente ligada al crecimiento y a los valores materiales sin otras expectativas. Con sus ramas llenará el espacio que le permitan sus raíces y los nutrientes que se encuentren a su disposición. Para la Tierra es absurdo fijarse una meta en la vida que escape a las expectativas marcadas por su fuerte sentido común. Su lema principal es el de no esperar ningún nuevo fruto que no estuviera ya presente en el pasado. Por eso la Tierra simboliza a las tradiciones, su imaginación es pobre y rara vez se aventura a despuntar más allá de lo que le permite la cordura.
La Tierra es el elemento femenino por excelencia, ya que se le otorgan las máximas cualidades de receptividad y sumisión. La Tierra está acorde con la aceptación de lo que hay, de lo que ha habido y, por tanto, de lo que se puede esperar que haya en el futuro. De alguna manera, la Tierra es el sostén universal de la vida, de ahí que represente la entrega. Pero no se trata de una sumisión absoluta y de una entrega pasiva. La Tierra representa la acumulación del saber y de la experiencia de la humanidad. Simboliza así al saber popular y al sentido común que, ante el menor indicio de escarcha, se prepara para combatir el hielo que se anuncia.Ante el lento pero inexorable paso del tiempo, la Tierra opera con exactitud y precisión extrema. Es de la opinión de que cualquier capricho, locura o delirio bien se han de pagar. En el fondo se piensa que no existe recompensa que no se alcance sin esfuerzo y que, el que sabe mostrarse perseverante, obtendrá antes o después su merecido premio.
Así la persona en cuyo horóscopo predomine la Tierra será tremendamente práctica, previsora y organizada. Por lo menos esos serán los valores con los que juzgará los actos de los demás. La prudencia es la más alta virtud del nativo de Tierra así como también lo son la paciencia y el tesón con que hace las cosas. Suele buscar el máximo rendimiento a los recursos que la vida le procura en cada momento, no siendo amigo del despilfarro ni tampoco de malgastar tontamente el dinero.Ante la vida, la persona de Tierra prefiere optar por mantener la mano bien firme y no es amiga de andarse con contemplaciones. Puede parecer lenta en su manera de hacer las cosas, pero la capacidad de mantener con alegría un prolongado esfuerzo le ayuda a obtener siempre buenos resultados. Es posible que éstos no sean tan brillantes como los de los nativos de otros elementos, pero seguro que son más perdurables y, a la larga, más productivos que los de ningún otro.
Sentimentalmente, no se deben esperar grandes demostraciones de afecto y cariño por parte de la persona de Tierra. En este sentido, es más bien fría y prefiere guardar las distancias mientras las circunstancias no obliguen a lo contrario. Eso sí, ante el sufrimiento y la desgracia ajena, el nativo de Tierra parece estar especialmente predispuesto a compartir emocionalmente dicha carga, ya que, de alguna manera, bien sabe que, en el fondo, es algo que a todos nos llegará. Para la Tierra, la tranquilidad es una de las máximas aspiraciones a alcanzar. Esta persona busca y sueña con llevar una plácida existencia. No resulta nada sencillo intentar privarle de esos pequeños momentos destinados a disfrutar de los más exquisitos placeres terrenales.
Ante los ojos de otros elementos, la Tierra puede parecer egoísta, devoradora o incluso miserable con los demás. A nivel familiar su comportamiento suele dejar bastante que desear, no ejerciendo bien en su papel ni de cónyuge ni de progenitor. En sus relaciones, encontrará en el elemento Agua la media naranja que enriquecerá su árida existencia con buenas dosis de imaginación y emotividad. Otro elemento que también es capaz de enriquecer a la Tierra es la Madera, que se puede considerar como parte de su propio fruto. No obstante, la Madera siempre estará a merced de los deseos de la Tierra. Las peores relaciones para la Tierra vendrán de la mano del Fuego. Entre ambos existe una pugna existencia! desde el principio de los tiempos. No obstante, si hay lugar para el entendimiento entre ellos, la unión podría resultar muy enriquecedora para ambos, ya que se complementan a la perfección.
Las ocupaciones que mejor encajan con las características de la Tierra son aquellas que estén en contacto directo con la administración y la gestión de recursos. La capacidad organizativa de este elemento hace de él el perfecto banquero, comerciante o promotor inmobiliario. Suele hacer sin demasiado brillo su papel de hombre público, no alcanzando excesiva fama, pero se le suele reconocer por su buen hacer.
A lo largo de la historia se podrían nombrar un buen número de personajes que pertenecieron a este elemento y que destacaron en diferentes áreas sin llegar a pronunciarse. Al elemento Tierra no le gusta arriesgar, por lo que suele optar generalmente por mantener oculta su postura ética y moral. Guarda con gran recelo sus más íntimos pensamientos. Por citar a algunos personajes históricos encontramos a: Charles de Gaulle o Richelieu, ambos ambiguos hombres de estado. El pesimismo propio de la Tierra queda plasmado en el existencialismo de Jean Paul Sartre.


 
 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *