Home / Astrología China / La Rata y los Cinco Elementos

Tal y como está determinado el calendario chino con sus siglos de sesenta años (Ciclo Sexagesimal), se puede concretar el horóscopo correspondiente a cada uno de estos años combinando los Doce Animales con los Cinco Elementos.

Rata de Metal

El Metal siempre intenta compaginar dos mundos que son bien diferentes: uno imaginativo, ideal, mental, y el otro sumamente material y productivo. El equilibrio resulta muy difícil de alcanzar cuando se pertenece a este elemento. No obstante, la Rata de Metal con su inquebrantable laboriosidad es capaz de llevar a cabo lo imposible. Este nativo es muy dado a reprimir o a esconder sus sentimientos, se preocupa tanto de las apariencias que a menudo se olvida de dar rienda suelta a sus emociones. Para compensar esto, son bastantes frecuentes las exhibiciones exageradas o cualquier otro tipo de dramatización que le ayude a airear su intensa y comprimida vida interior. Las profesiones que mejor van con la personalidad de este nativo son aquellas en las que se compagina la literatura, o cualquier otro medio de comunicación de masas, con algún tipo de ideal o utopía.

Rata de Agua

El elemento Agua siempre busca la compañía y la relación de los seres humanos. Al mismo tiempo, desea ejercer un poderoso poder de atracción hacia los demás, que en el caso concreto de la Rata suele resultarle de lo más favorecedor. El nativo al que le corresponda este animal de Agua disfrutará del favor y de la confianza de las personas que le rodeen. Con su forma de ser es capaz de convencer a cualquiera y por lo general se le dan muy bien todas las profesiones en las que se hagan valer sus dotes comerciales. A lo largo de su vida serán numerosas las ocasiones en las que la Rata de Agua recibirá reconocimiento público, que sabrá aprovechar con magistral maestría para así poder acceder a círculos sociales con los que jamás soñó. Las profesiones que mejor encajan con la personalidad de la Rata de Agua son, entre otras, la política, la medicina, el derecho o incluso la literatura o la música.

Rata de Madera

Este elemento otorga gran calma y sosiego a la siempre inquieta Rata. La Rata de Madera será laboriosa pero nunca neurótica. La natural ambición propia de este animal se orienta gracias a la Madera hacia metas sencillas, concretas y, sobre todo, bastante prácticas.
Es posible que nos sorprenda la facilidad y la sencillez con que este nativo maneja todas y cada una de sus relaciones personales. Sabe mantenerse fiel a sus principios y tiene muy claras sus prioridades. No obstante, nunca dejará escapar ocasión alguna si ve que puede sacar buen provecho. Independientemente del terreno en el que ejerza su labor, la Rata de Madera será un destacado profesional que contará con la colaboración y el apoyo necesario para conseguir llegar a ser toda una personalidad en su sector.
Destaca también por sus dotes organizativas, así como por su natural talento para llevar gente a su cargo.

Rata de Fuego

La tendencia natural del Fuego es la de elevarse por encima de todas aquellas cosas que suenen a materialismo. Dentro de los valores del espíritu, la Rata prefiere aquellos que se encuentren más próximos a los valores prácticos y sobre todo más concretos. La justicia y las normas morales constituyen el campo de maniobras predilecto para la Rata de Fuego. Su natural ambición se centra esta vez sobre las jerarquías de mando y gobernación. Por lo general, actúa más bien por intuición, le encanta improvisar y ser la primera en pisar tierra virgen.
La diplomacia no es su fuerte, lo que por lo general le suele acarrear problemas, si bien encuentra las palabras adecuadas con las que disculparse de sus atropellos.
Profesionalmente la Rata de Fuego tiene muy claro que no está dispuesta a ser una más. Es capaz de arriesgarlo todo y ponerse en manos de la suerte, pero no se conforma con llevar una vida de mediocridad.

Rata de Tierra

Por su actitud claramente materialista y práctica, los seres de Tierra suelen dar la imagen de ser personas egoístas, interesadas y aprovechadas.
La gracia natural de la Rata hace pasar desapercibidas buena parte de estas características y con gran habilidad distrae la atención de sus interlocutores para así poder pasar más desapercibida. No obstante, a este nativo le gusta respetar y ser respetado, pero su deferencia hay que ganársela a pulso. La Rata de Tierra jamás concederá ventaja alguna a quien no se lo merezca, pero sabrá valorar los méritos ajenos. En el ambiente profesional busca ante todo la estabilidad y las buenas relaciones.
No es amiga de cambios y prefiere sentirse segura bajo sus pies. Una vez que haya alcanzado cierta posición social y profesional, la Rata de Tierra se aferrará a ella con especial ahínco. Claro que, en sus relaciones y tratos personales suele ser persona muy celosa y posesiva, faltándole, por lo común, calidez y cordialidad en el trato con los demás.

Volver Signo Rata

Artículos relacionados


 
 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *