Home / Astrología China / Los Cinco Movimientos

No existe nada que defina mejor el modo de pensar de la antigua China que la noción del cambio continuo. El Tao deja bien claro que nada en la faz de la Tierra permanece sin alterarse. Todo, absolutamente todo en la vida, está sujeto a ciclos de generación y de destrucción. Tan solo en la mente podemos encontrar ideas o pensamientos universales, inmutables, que engloben estos ciclos, pero que no pertenecen a la vida terrenal, sino que están más bien sujetos a las consignas celestiales.
La primera noción de cambio la sugiere el modelo del Yin y el Yang, que no es otra cosa que las manifestaciones siempre dinámicas de dos estados complementarios. Dos conformaciones se alternan entre sí para definir una única energía. Pero con los elementos se introduce una mayor complejidad al barajar cinco posibilidades.
Más adelante veremos que se pueden combinar con el Yin o el Yang produciendo así ciclos de generación aún más complejos. Con los Cinco Elementos, tenemos un solo ciclo que en este caso atraviesa cinco estados diferentes. Según se recorra el ciclo en una dirección o en otra, nos encontraremos ante un ciclo de generación o de destrucción.
El primer movimiento lo podemos iniciar en cualquiera de los elementos, en este caso partiremos del Metal. Expuestas las cualidades de este elemento, se puede ir más allá si se considera que al elevar la temperatura del metal, éste se funde generando así un nuevo estado de la materia, un fluido que se asemeja al agua como representante universal de los líquidos. Además, en la naturaleza el agua se encuentra asociada a las minas de mineral que a su vez están contenidas en la tierra. Así queda establecido que en el ciclo de generación, el elemento Metal genera al Agua. Una manera de comprobar este paso se puede ver en la respuesta social que genera un comportamiento claramente metálico.Ante el temor que suscita la intransigencia y la descarga emocional propia del Metal, las personas se unen compartiendo una misma emoción (Agua).
Como segundo movimiento de generación, partiendo del Agua, se considera a este elemento como fuente de toda vida y que nutre la Tierra. El fruto de la lluvia, cuando ésta cae sobre los campos, es sin duda la Madera, su más destacado y perdurable resultado. En una segunda interpretación se puede ver que cuando se calienta agua aumentando así su potencial, se genera vapor. Algo parecido hacen las plantas cuando a base de elevar el agua desde sus raíces, humedecen el ambiente en el momento en que ésta llega a sus hojas, y se produce el fenómeno de la evapotranspiración. A nivel social podemos también encontrar una explicación a este movimiento simplemente observando los efectos que provoca un nativo de este signo a través de la expresión de su personalidad. Ni qué decir tiene que el nativo de Agua no cesa de estimular y promover ideas en los demás gracias a la gran capacidad de comunicación que posee. Cuando este nativo se expresa de forma creativa, acaba incidiendo en los que lo escuchan ejerciendo un efecto catalítico que ayuda a poner en funcionamiento las emociones, los sentimientos, las ideas y los proyectos que moran en su interior. La Madera precisamente representa el máximo aprovechamiento de los recursos presentes.

Sigue leyendo >>>


 
 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *