Home / Astrología China / Relaciones entre los cinco elementos

METAL-METAL
Hay buen entendimiento mutuo y el diálogo es bueno entre ambos, pero existe bastante indiferencia. La relación no llegará demasiado lejos.
METAL-AGUA
Aquí el Metal parece dominar y llevar la voz cantante, pero el Agua con su emotividad y sus lamentos puede acabar oxidándolo sin remedio. Habrá equilibrio.
METAL-MADERA
Relación negativa porque el Metal es tajante con la Madera.Y aunque ésta se muestre resuelta y amable, siempre se verá intimidada por el filo del hacha del leñador.
METAL-FUEGO
Una relación de éxito pero peligrosa, pues el protagonismo y la pasión del Fuego cautivará al frío Metal, que podría llegar a fundirse con tanto calor.
METAL-TIERRA
Roces y desacuerdos, pero, en el fondo, el Metal siempre se sale con la suya. Claro que también pueden aprender mucho el uno del otro.
AGUA-METAL
Aunque el Metal parezca llevar la voz cantante, hay cierto equilibrio. Da la sensación de que de alguna manera, el Agua intuye que a la larga será capaz de corroer
hasta el más duro Metal.
AGUA-AGUA
¡Menudo mar de lágrimas! Tanto reír y llorar puede resultar agotador. Pero, también es cierto que no existirán grandes conflictos entre ambos.
AGUA-MADERA
Puede que sea una de las relaciones más positivas y enriquecedoras de todas. Cuanto más dispuesta esté el Agua a dar lo mejor de sí misma, más recibirá de la otra parte.
AGUA-FUEGO
Relación negativa, especialmente para el Agua, pues el Fuego con su impulsividad y pasión es capaz de acabar evaporándola.
AGUA-TIERRA
A pesar de parecer que se llevan muy bien, la Tierra puede hacer un dique de contención que atrapará al Agua, impidiéndola fluir.
MADERA-METAL
Es posible que la Madera se sienta amenazada o que no se atreva a ser ella misma, por miedo a irritar al Metal. Desde luego le toca la peor parte si se deja intimidar.
MADERA-AGUA
Como el Agua nutre la Madera, ésta querrá pagarle con creces sus atenciones. Es una unión favorable para ambos, aunque la Madera corre el riesgo de engancharse.
MADERA-MADERA
Se llevan de maravilla, funcionan muy bien juntas, pero siempre puede aparecer una tercera persona que rompa el equilibrio e incline la balanza hacia un lado.
MADERA-FUEGO
Es posible que la Madera se queje del exceso de vehemencia del Fuego. Pero no hay que olvidar que la Madera le alimenta y que según actúe, así responderá el Fuego.
MADERA-TIERRA
Aquí la Madera siempre sale ganando, pues es más rápida y resuelta que la Tierra y la tiene bien agarrada. Es difícil que sea una relación equilibrada.
FUEGO-METAL
El Fuego conseguirá atrapar al Metal con facilidad. Jamás será una relación en la que ambos puedan expresarse, pues el Fuego dominará siempre.
FUEGO-AGUA
Una relación bastante complicada. El Agua tiene la habilidad de salirse siempre con la suya, así que el Fuego no deberá quitarse nunca el salvavidas.
FUEGO-MADERA
El Fuego es capaz de consumir a la Madera hasta dejarla convertida en cenizas. Pero si existe cariño y respeto mutuo, entonces la cosa tiene porvenir.
FUEGO-FUEGO
Es una relación muy llamativa y luminosa, que suele llamar la atención lo mismo a propios que a extraños. Ninguno logrará dominar al otro, y ambos se expresarán de igual modo.
FUEGO-TIERRA
El Fuego debe aprender a dosificar sus fuerzas y a cogerle el pulso a la Tierra, que es, ante todo, resistente y tenaz. Si lo logra, será una relación muy positiva.
TIERRA-METAL
Aunque existe cierto conflicto entre ambos, pues el Metal es muy irritable, si la Madera logra capear los temporales, será una relación muy fructífera.
TIERRA-AGUA
El Agua tiene la virtud de volver loca a la Tierra. Con su forma de ser la magnetiza, así que la Tierra desesperará a no ser que logre contenerla.
TIERRA-MADERA
La Madera es capaz de sondear las intenciones de la Tierra únicamente con mirarla a los ojos, así que ésta tendrá que ir con la verdad por delante para que la cosa vaya bien.
TIERRA-FUEGO
Aunque a la Tierra le hacen gracia las exageraciones del Fuego, no se cortará en herirle en su amor propio, retándole y atacándole constantemente.
TIERRA-TIERRA
A pesar de que compartan muchos intereses comunes, a esta relación le faltará algo, quizá una pizca de ilusión o de entusiasmo. Serán buenos amigos, pero nada más.


 
 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *