Home / Diccionario de sueños / Soñar con una Lluvia

Zeus, que fecundó a Danae con una lluvia de oro, dejándola encinta de Perseo, concretizó míticamente el simbolismo ya encubiertamente sexual. La lluvia es el esperma que fecunda la tierra, el lazo de unión entre tierra y cielo en el eterno ciclo del agua. Simboliza luego fertilidad y a la vez purificación, cuando se considera el aspecto purificador y limpiador de «gran colada del mundo».

Significado en la Antigüedad

La temática onírica de la lluvia era considerada en la Antigüedad en sus distintos aspectos: fina, como regalo celestial, como fecundidad para quien la espera y la busca; devastación y calamidad como diluvio o como exceso que impide los cultivos. Una pequeña lluvia, escribe Artemidoro, es buen presagio para los agricultores, pero a los demás pronostica negocios de poca monta. Se la considera buena también cuando no aparece acompañada de un gran viento. El temporal en el sueño representa peligros y daños, pero para quien se encuentre en dificultades (sobre todo los pobres) tendrá un efecto positivo.
Los árabes, en cuyo país de origen llueve escasamente, encuentran en ella un signo de la gracia divina. También en la India, donde la lluvia es mucho más frecuente, presagia deseos satisfechos. Según los egipcios, en cambio, la lluvia constituye un mal presagio de deudas, delitos y acusaciones.

Significado adivinatorio

Una lluvia dulce y fina promete también en nuestros días provechos a todos; sólo artesanos y comerciantes encontrarán por el contrario pérdidas; tupida, satisface todos los deseos del durmiente; fuerte, mezclada con granizo (eventualmente acompañada de truenos), prevé aflicciones, litigios, peligros y pérdidas financieras para los ricos, mientras que para los pobres señala tranquilidad y reposo, además de ganancias inesperadas; fuerte, pero sin viento, asegura buenas rentas y la llegada de cartas de amor.
Una lluvia que bloquea e impide salir al descubierto tiene siempre el significado de obstáculos: buscar reparo en vano augura graves daños. Verla caer sobre una tumba asegura un amor fiel y eterno, pero también tristeza y añoranzas. Una lluvia de oro y de plata señala, por el simbolismo invertido, desilusión y dolor; en particular, soñar con recogerla denuncia un engaño de parte de la mujer. Una lluvia de peces hace prever numerosos hijos.

Significado psicológico

El psicoanálisis freudiano reconoce en la lluvia una profunda analogía con el esperma y con la orina. Ver llover puede también revelar una pérdida momentánea del equilibrio psíquico.

Números de la suerte

1, 12, 13, 25, 57.

Diccionario de Sueños


 
 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *