Home / Diccionario de sueños / Soñar con una Montaña

Uno de los arquetipos más plenos, la montaña tiene un complejo simbolismo, entramado sobre elementos diversos y a menudo contradictorios. Sobre todo, la verticalidad iniciática; la montaña coincide con la elevación mística, la tensión de la cima, la prueba —de la cual el signo zodiacal de Capricornio parece ser la encarnación.
Como punto de unión entre la tierra y el cielo, la montaña es también el lugar donde lo divino se manifiesta a lo humano: el Sinaí, el monte Tabor, el monte Meru, el Olimpo, el Himingbjor, sedes y teatro de los dioses. La montaña es también la grandiosidad, la fuerza, la generosidad; es la ruda esencialidad de la roca dura, saturnal; es la escalera para el Cielo, el eje del mundo, el punto más alto de la Tierra, donde tuvo inicio la creación; es la madre cubierta de bosques, descaradamente abierta en las grutas y en las minas, donde muestra su verdadero Yo.

Significado en la Antigüedad

Arte midoro reconoce en la temática de la montaña el significado onírico de disgusto, desórdenes, daños, temores. Otros autores le atribuyen, empero, cualidades más positivas: escarlata denota, por ejemplo, honores; sentarse en su cumbre es indicio de éxito; hacer rodar los pedrúseos de la cima es, en cambio, un mal pronóstico; ver surgir una nueva montaña significa que un hombre fuerte tomará el poder.
Entre los hindúes, soñar que las montañas se caen constituye un aviso de enfermedad para el que sueña.

Significado adivinatorio

Subir a una montaña, gracias al simbolismo de la ascensión mística, asegura distinción, autoridad, gloria, proyectos importantes. Caer de una, denota metas excesivas. Descender de ella es indicio de renuncia.
Una montaña que se desmorona señala la ruina de los poderosos; iluminada por la Luna, promete aventuras de amor.

Significado psicológico

Para algunos, la montaña es deprimente o por lo menos sedante, para otros es estimulante —depende si se toma el aspecto saturnomaternal de aislamiento y quietud o se recoge el aspecto marciano y masculino de desafío, de reclamo, de lucha contra sí mismo por la conquista del Cielo—. El psicoanálisis freudiano reconoce en ella exclusivamente un símbolo femenino (vientre, seno, fecundidad), mientras el junghiano la identifica con la evolución psíquica.
Soñar con un valle entre dos desfiladeros denuncia una progresiva necesidad de protección, de seguridad maternal. El aspecto de la ascensión, con su valencia de ambiciónesfuerzodeterminación puede señalar al que sueña un derroche de energías para fines inalcanzables. Subir a la montaña corresponde a la primera meta de la vida, descender a la segunda.

Interpretación médica

Soñar con subir a una montaña puede indicar disturbios en las coronarias.

Números de la suerte

19, 20, 54, 56.

Diccionario de Sueños

Artículos relacionados


 
 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *