Home / Diccionario de sueños / Soñar con una Reina o un Rey

El rey es un personaje clave en los cuentos, portador de una pesada corona y de un simbolismo igualmente ponderado y complejo. Es el medio de que dispone sin hacer frente al reto de la realidad, sobre su trono de púrpura y cartón, en los cuentos y en los sueños, para simbolizar al padre, al adulto responsable y controlado, a la cúspide de la carrera y de la existencia (como el oro de su corona, conectado al Sol y al planeta Júpiter, da a entender); es el mejor de todos, el iniciado dueño de poderes mágicos y sobrenaturales. Siguiendo a Bettelheim en su viaje a través de los cuentos, descubrimos que todos los sucesos, con sus hadas, sus dragones, sus pruebas, su suspenso, miran siempre a un motivo fijo, casi como un canon estereotipado, a una única meta: el matrimonio si la heroína es una muchacha, la conquista del reino (y el consiguiente despojamiento del padre, aunque no esté dicho explícitamente) por el héroe masculino, el bellísimo príncipe hábil y valeroso. Ser rey expresa luego una condición de plenitud, el punto más alto, el Yang más pleno (el Ying para la mujer). Rey y Reina, cuando aparecen juntos, representan la pareja divina; cielo-tierra, Sol-Luna, oro y plata, Ying y Yang, en una perfecta fusión de poder y de amor, belleza y virtud, que realiza el perfecto equilibrio de los opuestos.

Significado en la Antigüedad

Actualmente soñarse rey parecería bastante difícil, aunque no imposible. Los arquetipos son mucho más longevos, quizás eternos respecto a la contingencia del mundo y a la fragilidad de los asuntos político-económicos y de las formas de gobierno. Es por lo tanto perfectamente aceptable que incluso el más democrático entre los republicanos o el más revolucionario entre los marxistas sean capaces de soñarse reyes, según el lenguaje arcaico e inconsciente de niño símbolo-cuento. Verse rey equivale, empero, a un aviso de muerte, porque el rey, afirma Artemidoro, está sometido únicamente a ella; también puede indicar la pérdida de parientes, porque el Reino —continúa el autor griego— no se divide con nadie.
El sueño constituye un óptimo presagio para filósofos y adivinos.

Significado adivinatorio

Ser rey prevé hoy, por analogía, honores, ganancias y riqueza futura de los hijos; pero por la inversión del simbolismo (porque míticamente el rey, ser completo, es también un ser feliz) presagia entretanto bienestar material, dolor.
Ver un rey con su corte es indicio de engaño y de envidia. Un rey solo indica clemencia. Hablarle revela complots y rebeliones. Verse reina, para una mujer, asegura poderes pero no felicidad; hablarle denota celos, o quizás un matrimonio fastidioso.

Números de la suerte

62, 63, 70, 71.

Diccionario de Sueños


 
 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *