Home / Diccionario de sueños / Soñar con Volar

Significado en la Antigüedad

Los antiguos, que de hombres voladores (desde Icaro al Vhimana hindú) han tenido sus leyendas, se mostraron más sensibles a este contenido onírico. Artemidoro interpreta el vuelo cercano a la tierra en posición erecta como signo positivo portador de libertad para los pobres, de altos cargos públicos para los ricos. Volar sin alas lejos de la tierra denota miedo y peligros; hacerlo a media altura, viajes y traslados. Estar obligado a volar para huir de un perseguidor constituye un mal pronóstico. Funesto es también volar con la cabeza en dirección a la tierra, o bien desear hacerlo sin conseguirlo: es augurio de
muerte para el enfermo, a los demás augura ceguera. Soñar con dar vueltas en el aire promete placeres, ganancias, prosperidad. Hacerlo con lentitud o bien servirse de un carro alado señala enfermedad y parálisis; pero es un signo favorable para quien está preparando un viaje.
El sueño del vuelo es también entre los árabes promesa de curación. Lanzarse en vuelo equivale a la realización de todas las metas e indica también bienestar. Hacerlo a intervalos predice la pérdida de todo lo que se posee. Volar aquí y allá asegura riqueza al pobre, y al rico, pobreza.

Significado adivinatorio

Volar con facilidad es, hoy como hace tiempo, indicio de felicidad; descender espontáneamente a tierra señala la necesidad de detenerse a recibir nuevas instrucciones. El miedo a volar revela la presencia de responsabilidades que turban al durmiente. Volar sobre un paisaje desconocido confirma que el que sueña está destinado a viajar mucho.

Significado psicológico

Después de largas búsquedas psicoanalíticas, Freud ha determinado que el sueño de volar representa una actividad erótica inconsciente: el vuelo equivale al coito, y según las implicaciones del sueño, denuncia la conducta del durmiente en sus relaciones. Volar denota, empero, coraje, optimismo, movimientos psíquicos positivos, un intento —por decirlo con palabras junghianas— de perfeccionamiento espiritual. No hay que excluir, sin embargo, la interpretación de este motivo onírico como deseo de fuga, de cambio, de huida de la historia, y de la realidad, o como sueño de tipo compensatorio, para quien padezca un complejo de inferioridad, de elevarse por encima de la multitud.
Seres voladores que acompañan al durmiente (ángeles) pueden traducirse como deseo o temor de la muerte propia o de los otros.

Números de la suerte

58, 80.

Diccionario de Sueños


 
 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *