Home / Diccionario de sueños / Sueños con gatos

Soñar con gatos tiene varias interpretaciones, pero la más antigua indica que, por ser este felino el único animal capaz de conocer todos los secretos de la noche (ya que se introduce en sitios a los que nadie accede), su simbolismo está directamente relacionado con el psiquismo profundo.
Generalmente, si un gato se nos aparece en sueños, significa que un secreto que conocemos o queremos conocer está perturbando totalmente nuestra vida. Si el soñador se ve a sí mismo acariciando un gato quiere decir que se siente dueño de un secreto —durante la vigilia- de algo que lo hace superior a las demás personas que componen su círculo inmediato.
No hay que olvidar que en algunas de las principales religiones de la antigüedad, la egipcia por ejemplo, el gato tenía un sentido esotérico y por esa razón era temido y venerado. El gato era también el compañero de las brujas medievales y en infinidad de autos sacramentales aparece relacionado con el demonio, en especial si su pelaje es de color negro (lo cual, por otra parte, devino en la popularidad negativa que tienen los gatos de ese color).
En lo que se refiere al lenguaje de los sueños, el registro de los casos es interminable. Un gato que muestra las uñas al durmiente representa una sobrevaloración de lo instintivo en detrimento de lo racional; y una mujer que sueña con un felino cómodamente instalado en un almohadón no hace otra cosa que manifestar un fuerte deseo de ser madre.

Volver a Los animales en los sueños

Artículos relacionados


 
 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *