Home / Esoterismo / La aureola y el aura (I)

El aura, el cuerpo sutil o cuerpo astral

esoterismoEl origen etimológico de la palabra «aura» es incierto. De todas maneras, se cree que viene de la raíz griega antigua aer, que dio el prefijo «aero», pero también «aire».
De tal modo, a finales del siglo XII observamos que en castellano antiguo se empleaba aire para designar el soplo del viento, mientras que el latín aura, que derivaba del griego aer, es el origen de la palabra «aerolito». Dicho de otra forma, todo lo que tiene que ver con el aura parece estar relacionado con el aire, el viento y la atmósfera. Entonces, parece que el fenómeno del aura, conocido desde la más lejana Antigüedad, fue actualizado por las muchas sociedades esotéricas que nacieron en el siglo XIX en Europa, y que designaron así el halo que rodea el cuerpo físico, que únicamente podían ver los iniciados. Sin embargo, en la Antigüedad y durante la cristiandad, este principio era ampliamente conocido. Pero debemos distinguir dos representaciones del aura con significados diferentes: – la primera, que determinadas personas perciban gracias a una gran receptividad de las vibraciones y el calor que se desprenden del cuerpo de todo ser humano y que parece formar una especie de halo más o menos claro o brillante a su alrededor. Se trata del cuerpo etéreo, formado por cuatro éteres sutiles que tenían influencias sobre todas las funciones orgánicas e internas del cuerpo humano según determinadas creencias; – la segunda se presenta en forma de halo que rodea el cuerpo de un hombre o de una mujer, pero esta vez en forma de almendra, que se llamaba mandarla (como su origen etimológico indica, puesto que en italiano mandoria es una alteración de amándola que significa «almendra», nombre que a su vez deriva del griego dak, que designa a la amígdala).
En el Occidente medieval y en Europa, Cristo se solía representar a menudo de pie en el centro de una gloria oval o una mandorla. En este caso, se trata de una representación del conocido cuerpo astral, que ha hecho correr tanta tinta y que muchos charlatanes utilizaban haciendo creer que con él se desplazaban de la Tierra a otros universos y que gracias a él se comunicaban con extraterrestres, evidentemente mucho más evolucionados que nosotros, e incluso con el mismo Dios personificado. El cuerpo astral al que se hace alusión en todas partes, con otros nombres, simplemente, sería una especie de envoltura ovoide que rodea cada ser humano.
Como muy bien ha señalado Annick de Souzenelle con otras palabras (Del árbol de la vida al esquema corporal o el simbolismo del cuerpo humano, 1974), la gloria oval es la almendra ribeteada, es decir, el fruto de la luz divina o espiritual. El Tercer Ojo también suele representarse con aspecto de almendra o gloria que se abre a la luz de la verdad. En conclusión, el aura y la gloria oval son una misma cosa.

Artículos relacionados


 
 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *