Home / Esoterismo / Subjetividad y objetividad

Las verdades subjetivas son aquellas con las cuales estamos más íntimamente familiarizados, puesto que su contenido de verdad encuentra su fundamento en el propio sujeto que conoce y formula dicha verdad. Son las verdades de la propia experiencia, dependen del sujeto que conoce.
En contraste, las verdades objetivas pretenden ser independientes de nuestras creencias subjetivas y gustos y el fundamento de las mismas independiente del hecho de ser conocida por el sujeto individual. Tal es la pretensión de la verdad científica.
Cuando se reconoce que hay o puede haber otros puntos de vista o forma de conocer entonces más que de subjetivismo se debe hablar de perspectivismo.
Sólo a partir del conocimiento se puede saber si lo que implica y ofrece una religión es lo que se busca como seres individuales, el camino o la guía para contactarse con esa Verdad o verdades que se necesitan.
Algunas personas toman como instrumento imprescindible el ejercicio racional, para poder analizar comparativamente las religiones desde dentro, por así decirlo, profundamente, y discernir si es lo que buscan.
Pero, muchas personas no se rigen por lo racional, y su búsqueda se caracteriza por lo devocional, es propicio en el caso de dudas existenciales y espirituales actuar siguiendo la única gran Verdad, la que sale del corazón y nos guía en las elecciones.
Podemos concluir que ninguna religión posee la Verdad absoluta, porque el hombre mismo no la tiene. Eso es imposible porque en cierto modo, las distintas religiones son complementarias entre sí para el ser humano porque surgieron de diferentes necesidades y pensamientos del mismo. Los sufíes -rama mística del Islam- dicen: “hay tantas verdades como corazones”.
Nadie es poseedor de “la verdad” que pueda demostrar o inculcar a otro ser humano. La Verdad única es la propia relación que cada uno de nosotros podamos establecer con lo Absoluto, con Dios, pertenezcamos a una religión o no.
Además, si nos ponemos a indagar más seriamente, nos daríamos cuenta de que Dios es el mismo para todos, desde dónde surge el concepto Somos Uno con el Todo. En el recorrido errático de la vida del hombre, la única certeza y gran verdad es aquella que establece que hagamos lo que hagamos lo esencial es no causamos daño a nosotros mismos ni a los demás.

Volver a Muchas religiones pero una sola verdad

uñas decoradas 2019
 



 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *