Home / Signo Aries / El empleado Aries

El impaciente postulante de Aries, camina incesantemente por la antesala eludiendo la fila de personas que pretenden entrar a esa empresa. Ya ha fumado bastante y ley√≥ del diario hasta los avisos publicitarios. Cuando al fin le toca entrevistarse con su empleador, se adelanta preguntando si tendr√° posibilidades de progresar, pues est√° seguro de ser bastante competente. Una vez decidida la elecci√≥n, ya ha observado lo que podr√≠a hacer ma√Īana en el lugar de todos esos holgazanes que hablan demasiado por tel√©fono.
Su disposici√≥n y su entusiasmo han conquistado al departamento de recursos humanos, eligi√©ndolo como el m√°s apto. Ya en su trabajo, organiza su tarea y, si puede, la de los dem√°s. Pronto tomar√° la posici√≥n de liderazgo gan√°ndose a sus compa√Īeros por su esp√≠ritu de colaboraci√≥n. Su habitat debe ser un lugar donde la actividad sea incesante, variada y con posibilidades de emplear su creatividad. Si por el contrario, se trata de una oficina solitaria, con paredes muy blancas y alfombras que no hacen ruido, ya buscar√° llevarse tarea atrasada de otro trabajo, para llenar los “huecos” de las horas improductivas que se le presenten.
Antes de que lo echen, se ir√° solo y ni siquiera extra√Īar√° el aire acondicionado o el caf√© de media ma√Īana. No le gusta trabajar en equipo y debe tener bien en claro a qui√©n debe reportarle sus tareas. Su mandante debe ser uno solo, con quien tratar√° de cumplir a rajatabla las tareas que se le encomienden, sin preocuparse por horarios preestablecidos.

Volver a Signo Aries