Home / Tarot / La Torre

En este Arcano se ve una torre destruida por la acción de un rayo que se abate sobre ella en forma violenta. Un hombre y una mujer caen al abismo desde una ventana.
Este Arcano expresa la fuerza violenta del planeta Marte; la destrucción ha comenzado aquí y ahora. La Torre de la carta representa las estructuras rígidas de personalidad que hemos ido construyendo a través de los años; nuestras defensas, miedos y aquellas inseguridades que no nos permiten lanzarnos en pos de nuestros sueños.
El rayo que inicia la destrucción llega del cielo, debido a que muy difícilmente decidamos por iniciativa propia romper con nuestras propias barreras. El proceso en La Torre es muy fuerte, a menudo está acompañado por problemas con el entorno, como, por ejemplo, recibir acusaciones en forma injusta o diversas situaciones que provocan depresión y agresividad.

Amor

Peleas violentas, discusiones y agresiones son la característica de este Arcano. Algo en la pareja del consultante falla desde la base. Debe haber un replanteo de los valores más profundos que unen a los dos miembros y, si es necesario, reconocer los motivos que los alejan desde hace tiempo atrás. Si este conflicto no se resuelve en forma definitiva, los problemas seguirán por siempre. Muchas veces, cuando aparece La Torre, el consultante se siente mal físicamente y, con el malestar, oculta los problemas íntimos que su inconsciente ya conoce.

Dinero y trabajo

Los negocios y aquellos trabajos que parecían ser seguros, se desplomarán de un momento a otro, sin que se pueda hacer nada por evitarlo. Si se había planificado un viaje todo se retrasará; a veces por un período muy prolongado. O, si se había solicitado un crédito bancario, surgirán problemas en el trámite.

Relaciones personales

Tal vez se quiebren amistades de larga data, pues saldrán a luz viejos rencores. Sin embargo, esto será positivo pues el consultante rescatará aquellas actitudes que le hicieron amar a sus amigos y confiar en ellos.

Si aparece invertida

Este Arcano implica un profundo temor a los cambios y a las movilizaciones internas. El consultante prefiere que todo quede como está, aunque ya no le sirva en su proceso evolutivo, antes que avanzar en una dirección desconocida.


 
 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *